domingo, 9 de octubre de 2011

LDP Octubre 1998


A veces, en noches oscuras
Sadman sueña.
Con una casa de madera
sobre un prado de hierba
con flores abiertas
como labios
rojos.

Lee poesía y descansa
                        en un sillón de mimbre.

Pero Sadman no puede recordar
sus sueños.

Al despertar, su televisor oscuro
proyecta luces grises.
Con imágenes distorsionadas
de edificios negros
con ventanas cerradas
como acero
blindado.

Bebe whisqui y mira
                        su sofá de ceniza.

A veces, al despertar
Sadman se lamenta sin saber,
perdido sin encontrarse,
llorando ojos resecos.

A veces, un niño mira
                        a Sadman
sin saber,
perdido,
en su llanto.

Los prados verdes florecen
sin saber,
perdidos,
a veces.

2 comentarios:

  1. Es precioso este poema. Lo leo y lo releo desde que lo has puesto aquí, yo que puedo completar los espacios.
    Besos

    ResponderEliminar