sábado, 22 de septiembre de 2012

Año Uno de la Nueva Era Artificial

"Quería tan sólo intentar vivir aquello
que brotaba espontáneamente de mí. 
¿Por qué había de serme tan difícil?"
Hermann Hesse, Demian

Queridos amigos, disculpadme por este largo periodo de ausencia. Desde el último relato que publiqué en el blog el pasado diciembre han pasado muchas cosas, o digamos más bien, he tomado muchas decisiones trascendentales impulsadas por la cita de Demian que tenéis arriba.

Aunque Dostoievsky es mi autor predilecto, y Crimen y Castigo el mejor libro que he leído, siempre digo que Demian es mi libro favorito porque no hay otro con el que me sienta tan profundamente identificado y conmovido. La cita que he querido compartir con vosotros es uno de los lemas que mueven mi vida, y que podríamos resumir en:

Que cada una de tus decisiones te acerque un paso más hacia ti mismo.

Hace nueve meses se cumplieron 11 años desde que terminé mi primera novela, a la que pertenece el fragmento que podéis leer en la cabecera de este blog. Podría deciros que he luchado con ahínco por publicarla, mandándola a todas las grandes editoriales, agentes y concursos literarios, pero os estaría mintiendo.

En enero de 2001 la mandé a una de las más importantes, que me respondió a los tres meses con la famosa carta de rechazo, que se resume, aproximadamente, con estas palabras: Lamentamos comunicarle que su manuscrito no encaja en nuestra línea editorial.

Pues bien, hasta 2011 no volví a mandar la novela a nadie. En marzo de 2011 me llené de valor y la envié, en pocas semanas, a todos los actores principales del mundo editorial español. Me respondió un inconmovible silencio. No recibí ni una sola carta de rechazo.

Pero esto no es lo importante, sino que el día de diciembre que comprendí que ninguna editorial o agente de España quería mi manuscrito, sentí un júbilo irrefrenable.

Durante once años estuve convencido de que la razón de mi pasividad se debía a que tenía miedo al rechazo, al plagio, o que la novela necesitaba ser pulida. Pero no era verdad.

La novela es una fábula ética. Vender sus derechos a una empresa, para que la explotase como un producto de consumo, arriesgándome a que triunfase y se convirtiera en un fenómeno de merchandising, era una traición a su mensaje, totalmente inaceptable para mi subconsciente.

En diciembre de 2011 mi mente consciente lo comprendió. Había estado a punto de vender al Diablo mi tesoro más preciado, el fruto de mi pensamiento más profundo. Mi suspiro de alivio fue intenso, fresco, liberador. Me sentí en paz conmigo mismo por primera vez en once años. La necesidad de compartir mi novela siempre iba acompañada de un dolor secreto. Mi Demian no quería que la publicase a cualquier precio.

¿Qué alternativa tenía ahora?

Durante once años estuve obsesionado y entristecido con la oportunidad perdida de haber publicado la novela, una profecía del futuro, en 2000, antes del comienzo del siglo XXI. Ahora sé que hubiera sido imposible hacerlo antes de hoy.

Mi novela va a ser publicada en formato electrónico el día 1 de Noviembre de 2012.

Se titula Lágrimas de un dios plutónico.

Estoy trabajando desde hace varias semanas con un grupo de ilustradores para el diseño de la portada. Aunque no tengo más remedio que elegir a uno de ellos para la cubierta, todos son extraordinarios, y podréis disfrutar de su talento en la página web www.sergioachinelli.com, que también estamos preparando.

Estaré en contacto estrecho con vosotros a partir de ahora para informaros de las evoluciones de Lágrimas.

Un fuerte abrazo,
Sergio

No hay comentarios:

Publicar un comentario